Acceso rápido
       Categorías de artículos
       Últimos artículos
       Artículos más leídos
       Artículos más valorados
Autor:  Analistas de Multimedia Capital  (contact@multimediacapital.es)
Fecha:  Viernes 21 de noviembre de 2008
Categorías:  Sistema VAC, Multimedia Capital
De la crisis a un ‘nuevo orden

La desinformación es hoy el problema nº1, según el último Índice VAC, que registra un escenario desordenado, y predice un nuevo orden.

La variable que más va a jugar desde ahora, es que donde hay desinformación hay desorden, y donde hay información hay orden. El nuevo orden de la información.

El último Índice VAC predice la configuración de un nuevo orden que cambia los negocios, la política, la forma de vida, el modelo científico, y el mapa de alianzas geoestratégicas. Es la corriente de fondo de esta gran crisis global y es un proceso que ya está en marcha. [El intento de Lukoil para hacerse con el control de Repsol y del mapa estratégico energético, no es más que la punta del iceberg de la corriente de cambio de fuerzas que está en marcha].

El Índice VAC obtiene 1,38 puntos (0-5) en esta medición sobre el impacto global de la desinformación en la crisis. Sin embargo, cuando se analizan los resultados de cada uno de los indicadores y atributos que componen el índice, se puede observar que la desinformación no es un factor coyuntural, sino de fondo, y que permanecerá a pesar de las llamadas a la transparencia. A nivel empresarial, nacional, y global.

Tan alto grado de desinformación continuado en el tiempo, establece dos coordenadas fijas: la naturaleza de la crisis es de información, y se vive un proceso de desorden que dará lugar a un ‘nuevo orden’.

Un orden gobernado por la información

El principal rasgo de este nuevo orden es el de una nueva dimensión, en magnitudes, complejidad y sofisticación de los nuevos modelos de gestión, y en los modelos económicos, políticos, sociales, científicos, y tecnológicos. Un orden gobernado por la información. La información como futuro.

Esta medición revela como la crisis no ha frenado el desarrollo de un nuevo salto en las tecnologías de la comunicación y en el desarrollo de los nuevos modelos complejos de información, procesando más de un centenar de casos que alumbran una nueva era de la sociedad de la información. Desde las investigaciones de los sistemas complejos que se llevan a cabo en el Instituto de Santa Fe, los nuevos modelos que se desarrollan en el MIT de Boston, o la conferencia Futuropolis 2008 celebrada en Singapur.

Con un hecho que simboliza ese salto cualitativo en la sociedad de la información: la nueva red interplanetaria de Internet desarrollada por la NASA, que ha conseguido un éxito al transmitir -recibir- imágenes por esta vía desde un satélite situado a 32 millones de kilómetros del Planeta Tierra.

La proyección de estos avances se traduce en un incremento sustancial del poder de la información, que progresivamente se traslada a todos los órdenes de la vida y en todas sus formas, y que sitúa este momento en una etapa fronteriza para los nuevos modelos de gestión de la información -quienes no los desarrollen se quedarán atrás o no sobrevivirán.

Uno de los riesgos que apunta esta medición es que la desinformación de la crisis, no deje ver estos cambios, que son los fundamentos del nuevo escenario.

Vectores del clima de desinformación

La medición del VAC revela como la desinformación se ha convertido en una foto fija de cada día. Han sido procesados 476.932 mensajes de los impactos centrales de información durante una semana (del 14 al 21 de Noviembre) y sus resultados han sido cruzados con los históricos de los últimos seis años.

Expresiones repetidas a la hora de comentar la crisis por parte de analistas y dirigentes empresariales, como “Nadie sabe lo que pasa ni lo que puede pasar”, solo reflejan la desorientación y confusión predominantes.

Cuando en la información procesada se pone el zoom caso por caso, se puede observar que la constante de la desinformación también está en la superficie. Citigroup dice que puede vender la entidad financiera por parte o toda. El presidente del Gobierno español, José Luís Rodriguez Zapatero, afirma que el déficit público llegará “al 3,5%, al 4%, o al 4,2%”. “España incluye un recorte de impuestos para las empresas”, publicaba Financial Times en un espacio titulado “Paquetes de medidas fiscales para estimular -la economía” (ver imagen). “Engañosa encuesta de Zogby a los votantes de Obama”, titulaba The Wall Street Journal, haciéndose eco de la polémica creada por un caso de desinformación.

Las expresiones de “imprecisión”, “factores imprevisibles”, “engañoso”, que acompañan estos casos, son códigos semánticos que transmiten una información que no puede ser concreta ni precisa, y en consecuencia es confusa, hipotética, circunstancial, y no transparente -imposible de verificar.

[En el caso del presidente español en dos meses ha pasado de no haber crisis y tener superávit en las cuentas públicas, a la previsión de tener un déficit del 0,5% en 2009, a la confesión del propio jefe del Gobierno de que el déficit puede superar el 4%, afirmando en el mismo mensaje que “tener uno o dos años de déficit público no plantearía problemas de futuro”].

Los medios de comunicación y los líderes políticos son vectores de este clima de desinformación, de acuerdo con los datos obtenidos en el Índice VAC y el análisis de sus resultados.

(Servicio de Análisis de Multimedia Capital)
Comenta este artículo
(Los comentarios son moderados por el administrador de la web)
Buscador de Artículos

Buscar
Glosario
Buscar
Artículos  RSS
Acceso usuarios
Usuario:
Contraseña: