Acceso rápido
       Categorías de artículos
       Últimos artículos
       Artículos más leídos
       Artículos más valorados
Autor:  Antxón Sarasqueta  (antxon@sarasqueta.com)
Fecha:  Jueves 20 de noviembre de 2008
Categorías:  Sistema VAC, Multimedia Capital
La información como futuro

La gran crisis de 2008 es una crisis de modelo. La sociedad de la información no se puede gobernar y gestionar sin conocer la complejidad de la información.

La sociedad de la información cambia los fundamentos: la materia, los valores, los sistemas. La materia es la información, los valores son los atributos que cualifican la información, y los sistemas son de naturaleza compleja porque son para gestionar información.

Las personas nos movemos por mapas mentales y el impacto de la crisis ha visualizado el funcionamiento de la sociedad de la información, y las consecuencias de no saber gestionarla. Utilizar la opacidad y la desinformación sirve para manipular y engañar, pero destruye el sistema.

En la sociedad de la información toda la información debe poder ser verificable, y esa es la transparencia que a su vez da seguridad y confianza, y garantiza sistemas competitivos. No seguir este patrón conduce a una crisis segura, y es lo que ha ocurrido. La gente ha descubierto que un valor material como el de las finanzas depende de los valores inmateriales como la transparencia y la confianza. Gobiernos de todo el mundo han insuflado ingentes sumas de dinero de los contribuyentes para dar “confianza” y “seguridad” a los mercados y la sociedad.

Cuando hay una crisis global de confianza es porque el modelo de gobierno y de gestión ha entrado en crisis, y necesita adaptar sus fundamentos a los de la sociedad de la información.

Del capital financiero al capital de la información

El futuro ya no depende del capital financiero sino del capital intelectual”, dijo en Singapur, Michio Kaku, físico de la Universidad de la Nueva York, y mundialmente conocido -y respetado- por sus documentales televisivos sobre la sociedad del futuro impulsada por los avances científicos. Kaku daba una conferencia a más de 250 dirigentes económicos, políticos, y científicos de todo el mundo en la reunión de Futuropolis 2058. Lo dijo con claridad: “Las mentes críticas que combinan el conocimiento creativo y el esfuerzo intelectual, están cambiando la concepción de las ciudades, las economías, y universidades”.

Esas mentes críticas a las que hace referencia el físico Kaku, lo son porque desarrollan modelos complejos de información. Los dos candidatos a la presidencia de la Casa Blanca han destacado la educación y el conocimiento como “el nuevo desafío de los derechos civiles”. Para competir, liderar, y crecer en bienestar, hay que saber gestionar la información que materializa esos procesos y resultados.

Entre otras cosas, es necesario educarse en la inteligencia simbólica para poder procesar grandes masas de información en términos de complejidad. Visualizar una crisis de forma simplista impide un diagnóstico acertado y resolver los problemas.

Echar la culpa de la crisis al sistema de libre mercado, es como decir que hemos engordado por culpa de la dieta. No es el sistema de libertades políticas y económicas la causa de la crisis, sino del mal uso que se ha hecho del mismo. Si no se parte de esta premisa, las medidas que se adopten solo servirán para deteriorar el sistema, y en consecuencia nuestras condiciones de vida.

La mayor intervención de los gobiernos no garantiza mayor transparencia, confianza, y competitividad, sino exactamente lo contrario. La intervención del Gobierno Zapatero con 150.000 millones de euros de los contribuyentes en la banca, ha ido acompañada de mayor opacidad sobre la gestión del 15 por ciento del PIB, y eso en sí mismo significa corromper el sistema. Un fracaso competitivo, de bienestar, y crecimiento.

La crisis confirma la variable VAC

Si algo ha confirmado esta crisis global y nacional es la variable VAC (valor añadido de comunicación), según la cual el nivel de contaminación de la información predice la evolución y el impacto de los procesos. Para que se puedan dar “productos tóxicos” financieros antes tienen que darse “informaciones tóxicas”, que son las que contaminan el sistema.

Un sistema transparente que permite verificar las informaciones, reduce al mínimo el riesgo de fraudes y manipulaciones financieras o de cualquier otro tipo. La historia de los dos gigantes de las hipotecas norteamericanas, Freddie Mac y Fannie Mae, ilustra como la opinión pública y los mercados fueron desinformados sistemáticamente durante al menos los seis últimos años, en un proceso en el que están implicados directivos y destacados políticos.

Un valor material como son las finanzas depende de un valor inmaterial como es la confianza. Para obtener buenos resultados las empresas, los comercios, y los partidos políticos tratan de fidelizar a los clientes y votantes. La forma de conseguir materializar esos resultados es utilizando la transparencia, la confianza, y la competitividad. Son valores intangibles de la información, que representan valores humanos, éticos y morales. Medir el impacto de estos valores permite saber el grado de contaminación informativa, y por tanto predecir la evolución de los procesos y sus resultados.

Modelos de valor añadido

Si la información añade valor a través de la transparencia, credibilidad, o el conocimiento, el proceso evolucionará favorablemente. Si no se estará destruyendo valor en cualquiera de sus formas. Destrucción de empleo, de la confianza, de calidad de vida, de la educación.

Todo ello queda ilustrado en la foto de la España de hoy que aparece en la página 14 del último informe de la Comisión Europea (Septiembre), en el que se ve como desde el primer trimestre del 2007 al cuarto trimestre de 2008, en el que estamos, caen en picado el crecimiento económico, el empleo, y el número de trabajadores registrados en la seguridad social.

Este “brusco empeoramiento”, como lo califica el informe, no es producto solo de la crisis global, sino de una política gubernamental orientada a la ideología radical y de una cultura de contravalores, que por su propia naturaleza no crea valor sino que lo destruye. Destruir valores morales conduce a destruir empleo.

Dividir a los españoles con la memoria histórica no crea empleo, y sí desconfianza y división. Engañar a los electores negando la crisis y la política de comprar votos con ayudas y subvenciones que salen de los bolsillos de los contribuyentes, genera agravios y empobrecimiento, pero no un sistema de confianza y regenerador para salir de la crisis.

El futuro evolucionará mejor o peor de acuerdo con el sistema de valores que se aplique a todas las escalas, materializado por la gestión de la información, y creando valor añadido.

Artículo adaptado del publicado por Antxón Sarasqueta en La Gaceta de los Negocios el día 28 de Octubre de 2008.

Referencias de este artículo
En la información están las claves de los nuevos modelos científicos y sociales
Valora este artículo (Índice VAC) Versión simple
Confianza   
Transparencia   
Hacer comunidad   
Conocimiento   
Calidad   
Valora según tu opinión qué representa cada uno de los atributos en este artículo.

Al pulsar el botón Valorar verás el gráfico VAC de tu valoración y de la media de los demás lectores.

Quiero saber más
sobre el Índice VAC
Comenta este artículo
(Los comentarios son moderados por el administrador de la web)
Buscador de Artículos

Buscar
Glosario
Buscar
Artículos  RSS
Acceso usuarios
Usuario:
Contraseña: