Acceso rápido
       Categorías de artículos
       Últimos artículos
       Artículos más leídos
       Artículos más valorados
Autor:  Antxón Sarasqueta  (antxon@sarasqueta.com)
Fecha:  Miércoles 12 de septiembre de 2007
Categorías:  
El liderazgo nacional de Rajoy

Frente al líder radical socialista y presidente del Gobierno español, José Luís Rodriguez Zapatero, la oposición de centro-derecha ha proclamado al líder del PP, Mariano Rajoy, como alternativa para las elecciones de Marzo de 2008

Entre las naciones europeas con peso específico, España es la única que durante los últimos años ha perdido el suyo. El que tenía por razones estratégicas, políticas, culturales e históricas, y el que además había ganado con los gobiernos de José María Aznar.

Sin liderazgo nacional no hay liderazgo europeo, y eso significa el declive de una nación. Declive que lo pagan los ciudadanos y las empresas en términos económicos, de seguridad, libertad, innovación, bienestar, y calidad de vida. Es decir, en términos de futuro. Las expectativas de las personas y de su futuro, están directamente relacionadas con las expectativas de su entorno social y de su nación.

El cambio de liderazgo en Alemania y Francia ha supuesto una recuperación de las expectativas de ambas naciones y de las de sus empresas y ciudadanos. Ha significado para ambas un mayor liderazgo europeo. Una nación sabe jugar sus bazas si tiene líderes que sepan hacerlo globalmente. En el terreno de la seguridad, resulta interesante ver como Angela Merkel, Nicolas Sarkozy, y el primer ministro británico, Gordon Brown, han estrechado relaciones con Estados Unidos, han reforzado su apoyo aliado a las tropas en Irak, tanto directamente como a través de la OTAN y del Consejo de Seguridad de la ONU. Mientras, España permanece en el limbo. Sin liderazgo. No se trata de tener más o menos tropas en Bosnia, Afganistan, o Irak, sino de ser un aliado fiable y serio que cumple sus compromisos y defiende los mismos valores de la democracia occidental.

La España liberal frente al socialismo radical de Zapatero

Zapatero ha sido el único líder socialista y presidente del Gobierno que en tres décadas de democracia ha renunciado al liderazgo nacional y al mismo tiempo al liderazgo aliado. No puede tener liderazgo nacional quien rompe todos los consensos nacionales en política interior y exterior, y quien prefiere pactar con ETA que con el líder de la oposición. No puede tener ningún liderazgo europeo quien no es interlocutor del presidente de los Estados Unidos, y Zapatero no lo es.

Así las cosas, España entra en unas elecciones generales en las que está en juego el liderazgo nacional, el modelo de Estado, y su sistema político. Cualquier otro aspecto está supeditado a esta decisión. El PP proclamó ayer su pleno respaldo a la candidatura de Mariano Rajoy a la presidencia del gobierno, y con ello apostó por la regeneración de un liderazgo nacional, y la recuperación de un liderazgo europeo que España ha perdido.

Los electores españoles se enfrentan así a dos proyectos opuestos, el de Zapatero y el de Rajoy. El proyecto de Zapatero relativiza el ser de la nación hasta dejarlo en nada. “El concepto de nación es un concepto discutido y discutible”, dijo el propio Zapatero en una entrevista televisiva el 26-1-2006. Él mismo promovió que Cataluña se considere otra nación diferente a la española, y así figura en su nuevo estatuto.
Rajoy, por el contrario, representa un liderazgo nacional. Para el líder del PP no hay relativismo en el concepto de nación, sino una realidad de fondo, con sustrato. La misma nación española que apoyaron el 84 por ciento de los españoles en el referendum por el que se aprobó la vigente Constitución de 1978.

El liderazgo nacional es el que garantiza la nación, y a su vez la libertad e igualdad del derecho de soberanía de todos y cada uno de los ciudadanos. Es un liderazgo que llega al corazón y a la razón del ser de cada uno, y que a su vez establece la diferencia entre la nación del Estado moderno (el Estado-nación) y el nacionalismo de la tribu. Rajoy se propone recuperar para España el liderazgo nacional al que ha renunciado Zapatero.

Artículo de Antxón Sarasqueta publicado en La Gaceta de los Negocios el 11-9-2007
Comenta este artículo
(Los comentarios son moderados por el administrador de la web)
Buscador de Artículos

Buscar
Glosario
Buscar
Artículos  RSS
Acceso usuarios
Usuario:
Contraseña: